Alma, mente y cuerpo.

Un alma sana reside en un cuerpo sano y una mente sana.

– Soul Eater.

 

En este mundo no sólo se ve el resultado del entrenamiento físico, sino también del mental. A los tontos se les distingue de lejos, por muy cuadrados que estén.

Así pues, seré breve: si dedicas una hora o dos al gimnasio, plantéate dedicarle alguna más a poner tu cerebro en marcha, como aprender habilidades nuevas, darle a algún arte o a hacer figuras de personajes de nintendo.

Pero sobretodo, aprende a crear hábitos saludables y a identificar los más perjudiciales. Porque somos seres de costumbres, la costumbre se genera a base de actos y una mente sana no es capaz de controlar los actos si estos están al servicio de un vicio, valga la fácil rima.

Cuida todo lo que eres, porque eres todo lo que tienes.

Citius, altius, fortius.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *