Who am I, para poneros al día.

Sabéis que la idea de entrenamiento de la gran mayoría de la gente consiste en perder peso y ganar musculatura, ¿no? (descartemos a las modelos, ella aspiran a ser de una dimensión).

Bien, pues yo no. Pertenezco a esa absurda minoría de la gente a la que la sociedad no le hace mucho caso en cuanto consejos de coger peso. Esos que engordan si y solo si comen hasta que el estómago sufre un rechazo y te pones a matarte a levantar peso después. De los que no tienen grasa en el cuerpo de la que sacar músculo alguno y, si te pones a buscar, no queda más remedio que tomar suplementos a cucharadas para que el ejercicio sea satisfactorio a corto plazo.

Pa que os hagáis una idea.

Mido 1.68 y tengo 22 años. Hace dos años mi peso estándar y estable era de 56 Kg (me podía levantar yo a mí mismo). De alguna forma me las he apañado para que, sin suplemento alguno, en dos años y a día de hoy pese 60 Kg de forma estable. Sinceramente, espero caer a los 58 Kg de nuevo, que ha sido mi peso estable durante el año pasado. Estoy atento a esto para saber cómo actuar próximamente.

Cuando hablo de peso estable, hablo de no cambiar los hábitos de alimentación y mantenerte en dicho peso. Vale, diréis entonces: pues vaya stronglanguage, así normal que no subas de peso.

Bueno, pues por experiencia con suplementos subí igualmente en 4 meses a 61 kg. A los dos meses bajé a los 56 de nuevo. Lo suficientemente frustrante como para querer probar métodos más estables.

En la actualidad estoy contento con mis 60 kilitos. De hecho, creo que comienzo a ganar musculatura de forma más natural. Si quisiera, podría aspirar a los 64/ 65, que me quedarían de stronglanguage y podría ir apretando camiseta. Pero como eso ahora no me lo puedo ni me apetece permitírmelo, me dedico simplemente a ponerme en forma. Nunca se sabe cuándo puede haber una catástrofe zombi.

Es decir: ganar resistencia y fuerza, realizar cada vez mejor mis ejercicios, mantener una alimentación lo más abundante posible. Incluso mejorar mi equilibrio y coordinación, aprender nuevas maneras de entrenar… y ver cómo consigo llegar a los 64 kilogramos sin soluciones rápidas.

Esto es un pulso contra el metabolismo, y lo quiero ganar con fuerza de voluntad. Igual, al final uno se aficiona al ejercicio y es satisfactorio sea como sea.

No soy un experto ni tengo un entrenador personal. Mi experiencia en gimnasio y en mis alrededores creo que es suficiente. Internet además es una fuente de información si sabes buscarla adecuadamente. Y como me considero un buen buscador, me vale.

Podéis juzgar, dar ideas, quitarlas, proponer mejoras, tirar piedras a la pantalla del ordenador…

¿Objetivo del blog? Compartir mi experiencia. Para eso está en Internet.

Sois libres de compartir.

Echad por la sombra, que hace calor.