¿Dónde están las ganas?

Esto me pasa día sí y día también:

Puaf. Hoy no me apetece. Mañana.

Hasta que empiezas.

El ejercicio es adictivo, así que no me voy a andar con tonterías de motivación, mirar fotos, compararse con otros, ni pósters ni leches.

Si no haces ejercicio simplemente es porque no te apetece, haz un par de flexiones, pega una carrerita, haz algunas flexiones. Ponte algo de música que te ponga en estado si hace falta.

Engancha. Y sigues. Porque gusta, sea por lo que sea.

Así que mi breve consejo amateur del día es que toméis la pereza como un signo de hacer algo antes de que os aplatanéis más. Nunca es mal momento para hacer algo de ejercicio.

 

Consejo no válido para los que acaban de empezar

 

A moverse se ha dicho.

2 pensamientos en “¿Dónde están las ganas?

  1. Releyendo «Puaf. Hoy no me apetece. Mañana.»

    Procuro no hablarme así. Tengo algún vocabulario transformacional que es súper potente:
    1. No [me] permito […]
    2. ¿Qué [me] estoy subcomunicando con esta actitud? (A qué conclusiones llega mi inconsciente o el de los demás haciendo esto que hago)
    3. Recompenso esfuerzos -> Siempre después.

    No me autocastigo (ver Regla 2). Es mejor tenerte como aliado para evitar autosabotearte. Como te decía en el post de Who am I cuando uno es dueño de sus percepciones (PNL) se educa en ver el deporte como algo constructivo, aunque eso requiera esfuerzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *